No quiero avalar un crédito con mi piso, ¿puedo usar otra propiedad?

Momento de hacer una compra y, de repente, te hacen la incómoda pregunta ¿vais a avalar? Os miráis tú y tu pareja y dudáis sobre la respuesta sin tener muy claro qué opción elegir pero con una idea clara en la cabeza: no queréis avalar con vuestro piso.

 

Los medios de comunicación y las épocas de crisis nos han hecho ser más conscientes de las implicaciones de los avales. Por ello, su mención a la hora de solicitar financiación genera miedos que, en la mayoría de los casos, no deberían existir.

 

En CocheGO préstamos personales se encuentran con esta situación de forma muy asidua y, de hecho, es una de las preguntas habituales entre sus usuarios que se dirigen al portal de préstamos por las facilidades a la hora de solicitar dinero a cambio de avalar con su vehículo ¡sin renunciar a su uso! ¿No sabías la existencia de esta opción? Miles de personas ya la han elegido.

 

Hoy te damos a conocer otras opciones en el caso de que necesites avalar antes de comprar algo.

 

No quiero avalar un crédito con mi piso, ¿puedo usar otra propiedad?

Imagen: CocheGo

 

Opciones de avales sin tener que hacerlo con tu vivienda

  • Avalar con el coche. Compañías como CocheGo permiten solicitar un préstamo avalando con el vehículo. La ventaja en esta situación es que como solicitante de la financiación, no has de desprenderte del vehículo, pudiéndolo usar con toda la normalidad como lo venías haciendo hasta ahora. Para pedir el préstamo necesitarás presentar tu documentación, la ficha técnica del vehículo, el permiso de circulación, copia de la nómina u otros documentos que garanticen tu solvencia. ¡Y a disfrutar!
  • Nómina. Un aval muy común. Se trata de una garantía personal y permite el pago de las cuotas a través de la propia nómina de la persona que solicita el dinero. Si se produce un retraso o impago en alguna cuota, el prestamista podrá reclamar el adeudo de dicha cuota de la nómina del deudor.
  • Aval Bancario. Habrás escuchado hablar de ellos en muchas ocasiones, sobre todo si vives o lo has hecho en régimen de alquiler. Es una forma muy común de avalar, dado que en este caso es una entidad financiera la que se hace cargo de los abonos en caso de impago. Esto genera mucha tranquilidad en los propietarios y garantiza los pagos durante la duración del aval, que se suelen renovar anualmente aunque también existen avales pactados por un plazo indeterminado. Si es este el caso, es decir que no hay fecha de finalización de ese aval y se quiere anular, la entidad bancaria que lo otorgó exigirá la devolución del documento original y la firma de otro donde explícitamente quede claro que el aval ya no tiene validez.
  • Aval personal. Similar al aval bancario con la particularidad de que, en esta ocasión, es una tercera persona la que se hace cargo de saldar la deuda en caso de impago por parte de la persona que ha solicitado el préstamo o crédito.
  • Derechos reales. Menos popular, a través de los derechos reales ponemos como garantía del pago la prenda de un bien, ya sea mueble o inmueble. La prenda ha de tener un valor por sí misma superior al crédito o préstamo solicitado.

¿Alguna duda respecto a la solicitud de un aval? ¡Contacta con CocheGO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *